Loading...

viernes, 29 de octubre de 2010

Concierto

Las cuerdas que no atan,
las voces que no ordenan,
el gentio inalterable,
las miradas que no espantan.
La atraccion del misterio,
el orgasmo de sentirse participe,
el silencio dulcemente interrumpido,
escalera de letras,
la psicofonia de un susurro,
la envidia del ritmo.

jueves, 21 de octubre de 2010

Todo depende de ahora

Cruzar la calle, faltar al trabajo, madrugar, salir a correr, llamar a un viejo amigo, pedir un consejo, seguirlo o no, perdonar, engañar, no cruzar, atreverse, ser cauto, llorar, esconderse... todo condiciona tu destino, cualquier decisión que tomes, probablemente sin darte cuenta, lo cambiará todo, y es que el simple aleteo de una mariposa puede provocar un huracán al otro lado del mundo. Por eso, todo depende de ahora.

Todo depende de ahora,
girar o no girar,
todo depende de ahora,
no existe la casualidad.

Todo depende del tiempo
que le quieras dedicar,
todo depende de ahora,
y no tenemos marcha atrás...

Ahora que quemamos carreteras,
y que tomamos decisiones sin pensar,
ahora que la vida quema,
girar o no girar,
todo depende de ahora...

martes, 19 de octubre de 2010

Tú que sabes ir

Llueve y cualquier techo abriga. Anochece todavía lejos de casa, urgencia de paraguas y manta. Tarareo una melodía borrosa. Portales cerrados, hoy es dia de fiesta. Un mendigo tirita en una bañera bajo la lluvia y le ofrezco limosna. Supongo que hay cosas que no cambian.
Fuera suena a tormenta, y disfruto la mezcla del acorde con los truenos. Hay mas gente de lo esperado, la lluvia les cogió por sorpresa. Un niño cuelga ahorcado encima de la barra. Estoy confiado, la luz aún está encendida, pronto se apagará y me iluminarán miles de pequeñas linternas. Antonio Vega canta "A trabajos forzados".
Me he perdido. Este barrio me asusta, así que camino deprisa y por la carretera. Le pregunto a un anciano donde estoy y me contesta que no lo sabe. Una mujer pasea un elefante mientras habla por el móvil. El aire sabe a ceniza, sigo caminando.
Un camarero desnudo anuncia la próxima actuación, se apaga la luz y se encienden las linternas. Silencio.
Abro la puerta y recuerdo. Basileo.

jueves, 14 de octubre de 2010

Vuelvo - Ismael Serrano

Vuelvo al lugar en el que el reo echa las horas,
mientras sueña y su coartada se desmonta,
al hogar vacío o a su boceto,
roto e inconcluso. Allí vuelvo,
al lugar en el que la culpa me abriga,
donde me espera la nevera vacía,
correo a tu nombre en el buzón
y esta canción...

No digas que todo era mentira,
¿Qué fue entonces toda esta ceniza
que cubre los muebles,
que hoy esparce el viento,
y quema mis pulmones cuando vuelvo?
No digas que todo era una farsa,
¿de dónde salieron los fantasmas
que habitan la casa,
que lloran y abrazan
el olor de tu sombra?
Esa que me encuentro cuando

vuelvo al solar de la casa aquella que el lobo
–que es la vida– ha derribado con un soplo.
Vuelvo al futuro imperfecto.
Vuelvo y descubro
mi silueta en el suelo cuando
vuelvo al bar que cierra más tarde aquí en Madrid,
a la casa que contigo construí,
al mal presagio, al verano
en que nevó en el salón.

No digas que todo era una farsa.
Siento tanto haber perdido el mapa
que lleva al tesoro dulce y luminoso,
he olvidado donde lo escondimos.
No digas que todo era mentira:
los encuentros y las despedidas,
tampoco los días en que me decías
que todo iba a irme bien.

Aún queda tanto por vivir,
tantas cosas por hacer
aunque pesen los fracasos.
Cuántos veranos perdí
buscando aquella canción,
siempre estuvo en tu regazo.

Nuestro error nunca fue amar
como si el jodido mundo
acabara en nuestro abrazo.
Que nadie te haga pensar
que no fuimos los mejores
cuando el sol ardía en tus labios.

Vuelvo y te encuentro en las cumbres y en el lodo,
la verdad es que te encuentro en casi todo,
siempre o casi siempre te encuentro.
Quizá por eso vuelvo.

jueves, 7 de octubre de 2010

Buen viaje

Al fin consigo sorprenderte. Te vuelves hacia la puerta y me sonríes. Estás más delgado que la última vez, más todavía. Noto que me brillan los ojos y respiro tratando de relajarme, nunca me gustó que me vean llorar, y menos tú.
Huele a muerte, la que te rodea y no sabemos cuando decidirá abrazarte, la que tratamos de espantar mediante caricias y rezos. ¿Tienes miedo? En la sala nadie sonríe. Te agarro la mano y noto todos sus huesos, pero aún tienes fuerza.
Nunca he sido un valiente, ya sabes. Me asustaba sentarme a tu lado en esta misma habitación cualquier Navidad, y me escapaba a cualquier lugar con tal de no sentirte cerca. Cobarde, egoísta, simplemente un niño.
Al final la vida siempre decepciona. Vives con la certeza y la fe de que llegado el momento deberás irte, quizás a ese paraíso,tal vez a cualquier parte, quizá nada. Pero uno siempre tiembla cuando nota la ausencia de vida. Yo tiemblo por verte temblar, si tu tienes miedo ¿quién no lo tendrá?
Dejarás un hueco que no llenará el regreso de padre, ningún abrazo, ni la más bella historia de amor. Te vas, y me voy contigo aunque me quede. Mándame una señal que diga que todo va bien, que hay esperanza y que nos cuidas.
¿Sabes? no has elegido el mejor momento, probablemente ahora te necesitaría más que nunca, pero debes irte y no puedo impedirlo. Gracias por existir y permitírmelo, cuida de mamá, que no esté triste. Buen viaje, te quiero.