Loading...

domingo, 20 de febrero de 2011

No estás

Puedo inundar el Mar de la Tranquilidad,
abarcar los abismos oscuros, incendiar el desierto,
descubrir nuevos mundos, destrozar mis infiernos,
perder la fe, retenerte en suspiros y sueños,
alcanzar el origen y no tener miedo.
Puedo colgarme a tu espalda sin permiso,
doblar esquinas de incertidumbre,
elegir el giro y volver a equivocarme,
emocionar sin hablar, crecer y crecer,
arrebatar las cenizas de esperanza.
Puedo esperarte sin prisas,
donde acariciamos el cielo y sudamos,
soñarte desnuda en el umbral de mi llanto,
enamorar de un vistazo, deshacerme en tinta,
mi boca en tu frente, la cruz del resguardo.
Puedo imaginar, recrearme en imposibles,
ser dios, juez y castigo,
hacer flotar sus mundos con un grito,
hombro de lagrimas y festejos,
sonreir por no ser hoy, por serlo,
rezar hasta no aguantar su peso.
Pero no habra nudo de cuerpos,
no esperaras por sorpresa,
no te sentaras a mi lado,
no, porque no estás,
porque no estás.

sábado, 12 de febrero de 2011

Sensaciones

Quien no duda no entiende. No espero a nadie. Arde el reloj.
Gris, mi vida es como el viento. Salir de este agujero gris. Luna llena, cama negra. Tu silueta en la almohada. Exceso de calma, ciclo continuo, secuelas, escamas. Musical dramatico, conciencias cruzadas. Herida de bala.
Sensaciones apagadas. Blasfemo. Kamikazes, juegatela. La carga del culpable, mi perdon. Ascender hasta alcanzar el origen, polvo.
Agarra mi cintura, baila despacio, la habitacion esta ardiendo. Golpe imposible al dictador.
Huecos en nuestros rincones. Vacio. Espacio. Dias frios, noches de invierno.

lunes, 7 de febrero de 2011

Perdonando a Dios

De un soplido han apagado tu vela, y me he quedado a oscuras. La falta de luz me impide ver más allá. Donde antes había ilusión ahora solo queda una foto llena de besos, y un adiós a un precioso velero que se pierde en la bruma, hasta confundirlo con la línea del horizonte. La música que me acompaña suena igual, pero no es la misma. ¿Problemas? Nunca los ha habido, ojalá volvieran.
Me han robado el tiempo de gritos, carne de cañón, ganas de volar. Ahora un abrazo solo es un refugio, emboscada del miedo, no una solución.
Dudo, pues me alcanzó el acorde triste que termina, y a veces sueño con salir a buscarte, descubrir el misterio, negar el rumor o asumir el engaño. Me frena la sangre, mi guitarra y el miedo. Dios ya no me envidia, y aún trato de perdonarle.


Me escuchas y te siento.

sábado, 5 de febrero de 2011

jueves, 3 de febrero de 2011

Huye del triste amor - Antonio Machado

Huye del triste amor, amor pacato,
si peligro, sin venda ni aventura,
que espera del amor prenda segura,
porque en amor locura es lo sensato.

Ese que el pecho esquiva al niño ciego
y blasfemó del fuego de la vida,
de una brasa pensada y no encendida,
quiere ceniza que le guarde el fuego.

Y ceniza hallará, no de su llama,
cuando descubra el torpe desvarío
que pedía, sin flor, fruto en la rama.

Con negra llave el aposento frío
de su tiempo abrirá. ¡Desierta cama,
y turbio espejo y corazón vacío!